Ir al contenido principal

Consumismo

Nos tienta, nos complace, nos satura, nos asusta, pero en definitiva nos rodea día tras día. Forma parte de la base de nuestra sociedad, pero su desarrollo actual en las diferentes culturas es aún desigual. Pero la globalización no tardara en resolver esas discrepancias y la gran pregunta es si consiguiremos no caer al extremo del término y encontraremos algun equilibrio.

Cuando tratas de dar una imagen al término a mi me vienen a la mente imagenes sobre alimentación, por ejemplo, hace unos meses disfrute de un interesante documental de La2, en concreto en la sección DocumentosTV. Espacio que aprovecho para recomendar a pesar de su mala situación en la programación, actualmente los miércoles siempre rondando la medianoche.

El documental en concreto trataba sobre la alimentación de los estadounidenses en los comedores de los institutos. Como no, el servicio estaba completamente subcontratado a empresas exteriores al centro y la oferta era de lo más apetitosa para los estudiantes, aunque cualquier nutricionista se hubiese desmayado en el acto. Todo tipo de bollerias, dulces, bebidas extra-azucaradas y lo que usualmente conocemos por comida, la genérica, la de cazos y cazuelas, pues yo no la ví.

Si los centros de formación y maduración de los jovenes generan esa imagen de lo que la alimentación debe ser, que se les puede pedir cuando formen su hogar. Es el consumo de lo que se me publicita, no existen productos genéricos, todos tienen marca, todos crean estilo, todos nos definen y recalquemos que nos estamos refiriendo en concreto a productos alimenticios, de consumo rápido y perecederos. Que no podán conseguir productos de alta gama

Un documental que tuvo mucho impacto mediático fue el "Super size me", una campaña clara contra McDonalds. Para los que no lo hallais visto, se podría resumir en que un joven sano nada aficionado a la comida rápida empieza una dieta integral a comida explusivamente obtenida en McDonalds. Consecuencia obvia, que todos sus indicadores médicos se disparan y de algún modo trata de demostrar la inviabilidad de ese tipo de alimentación. Es un documental que aunque en el fondo consiguio su cometido, que la sociedad le dedicase cierta atención, se queda en puro documental denuncia muy superficial.

Pero el consumismo, no soló lo debemos asociar a la comida, tenemos ejemplos por doquier: moda, automoción, tecnología... todo al fin y al cabo. Cada uno tiene sus debilidades, la mía son los producto tecnológicos, en cuanto hubo una reflex digital asequible, pa´mi... un portatil tactil, pa´mi... un miniordenador linuxero para internet, pa´mi... quiero pensar que son herramientas a las cuales saco provecho, pero tambien se que ha habido otras inversiones menos afortunadas. Cada cual tendra sus pecados, pero lo importante no es el producto adquirido, sino el ritmo de adquisición, el constante cambio de temporadas, de modas, de gustos... al fin y al cabo la renovación de stocks de almacenes.

Porque el ritmo es artificial, antes los programas informáticos cuando maduraban le aumentaban un número a la versión. Hoy en día, la versión es el año, asi que madure o no anualmente te quedas obsoleto con tus programas, o eso te intentan hacer creer.

Pret a porter, temporadas que se adelantan a sus estaciones, lo que antes era largo corto, lo estrecho ancho, lo claro oscuro, el cambio por el cambio. Publicitamos, creamos imagen y lista otra tentación para el gran público.

Este ritmo crea trabajo, aumenta el consumo, aumenta los beneficios... y nos mantiene entretenidos. Pero es artificial y como tal lo reconocemos. Aunque nos dejamos llevar, hay quien se resiste, pero siempre existiran minorias. Como la que disfruta de los documentales de La2 y que quede claro que me aburren los documentales sobre naturaleza, copulen o no. Para gustos colores.

Y a donde nos lleva esto, pues a un exceso de consumo, tanto de materia prima, como de recursos energéticos y ese efecto impide el crecimiento sostenible. No estamos creciendo, estamos potenciando la aceleración perpetua. Y la naturaleza nos ignora, su cometido no es preocuparse por nosotros y si nuestra sociedad no sobrevive nadie nos echará en falta.

Asi que hoy vamos a cambiar el chip, ponernos algo de la temporada pasada, consumir algun producto genérico o de marca desconocida, no dejarnos impresionar por los productos-chic de nuestro entorno e ignorar ese ritmo de fondo. Pasear, que como el dormir no gasta. En definitiva, formar parte aunque sea momentaneamente de la minoria que se resiste. Mañana volveremos a la normalidad, pero sabiendo que esconde grandes problemas cuya solución urge.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Orden II

"No hay manera de salir del orden imaginado. Cuando echamos abajo los muros de nuestra prisión y corremos hacia la libertad, en realidad corremos hacia el patio de recreo más espacioso de una prisión mayor."
Yuval Noah Harari

Silencio

Todo lo que nos rodea lo interrumpe, todo lo que a diario usamos lo perturba y no hay nada que lo genere.

Para pensar necesitas concentración o por lo menos suficiente motivación para poder crear las condiciones adecuadas para dejarte llevar por el raciocinio. El silencio es la gran puerta al pensamiento, pero pocas veces esta abierta y la mayoria de veces ni la echamos en falta.

¿Quien valora hoy en día el silencio?

Nadie, por que iba a tener valor algo que no se puede publicitar, empaquetar ni vender.

Los centros laborales a sabiendas que mantener ese silencio es imposible y además podría dar la apariencia de que no se trabaja obtan por los hilos musicales. Que triste tiene que ser formar parte de la música del hilo musical. Eres música, pero sin demasiada personalidad para perturbar, ni suficientemente compleja para pasar desapercibida. Se busca música que se sepa que esta ahí, toda la jornada laboral, toda la vida laboral, es un ritmo: la forma más arcaica del mundo de motivación e…