Ir al contenido principal

Sentidos

Como podríamos expresar el mundo si no contasemos con los sentidos, ellos hacen que nuestro cerebro, de una manera que dificilmente algún día llegaremos a comprender, interprete nuestro entorno. Un entorno que es capaz de asustarnos, conmovernos e incluso aliviarnos.

Si los enumeramos lentamente, sintiendo su presencia, tenemos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Si habeis experimentado todos ellos sois afortunados y deberías hacer mayor uso de algunos de ellos.

El olfato y el gusto, en el día a día, suelen pasar desapercibidos. Quizas deberías cuidar más tu entorno olfativo, te protegera a ti y a quienes te rodean. O quizas deberías tentar tu gusto con diferentes sabores a lo largo del día, aunque no sean cero calorias y puedan engordar. Y me pregunto yo, cuanto puede engordar un caramelo de cinco gramos. Acaso son elementos que sufren una mutación al ingerirlos y son capacez, cual agujeros negros, de ampliar infinitamente su masa.

En cambio la vista esta sobresaturada y el oído sufre un duro trabajo. Los sentidos son dificiles de sustituir así que cuidar los que ya teneís y sacarles partido. La vista esta sobreexplotada en nuestra sociedad y sin ella eres practicamente una nulidad, cuando no tendría porque ser así. Y el oido es el segundo de a bordo, no es tan imprescindible como la vista, pero casi. Gracias a las nuevas tegnologias el abuso de su uso ha ido en detrimento y mucha comunicación sonora se ha convertido en ordenados emails a la espera de ser borrados.

Pero hoy vamos a aprender algo nuevo y es que contamos con cuatro sentidos más:

  • Termocepción: percepción del calor
  • Nocicepción: percepción del dolor
  • Equilibriocepción: percepción del equilibrio
  • Propiocepción: percepción de nuestro cuerpo

Y aunque he estado tentado de inventarme un par más, pues científicamente son los que tenemos y los excepticos podeís consultarlo en la wikipedia. El saber no ocupa lugar.

Los sentidos son herramientas y como tales las utilizamos, pero si las cuidamos y mimamos son origen de muchos placeres. Y estos placeres han evocado obras de nuesta cultura que están ahí a la espera de que las descubramos.

Para terminar me gustaría recomendaros que consumieseis cultura y he seleccionado varias obras que por sus características cultivan alguno de nuestros sentidos:

Comentarios

Irene ha dicho que…
Estoy convencida de que tenemos bastante más sentidos que los cinco básicos. El que hayan nombrado esos cuatro nuevos confirma mis sospechas. Yo también contaría como sentido la percepción del estado de animo de los demás: hay veces que sin necesidad de ver u oir a una persona sabes como se encuentra... O, ¿cómo se llamaría el sentido que te advierte de otra presencia? como cuando notas que te está mirando alguien, te das la vuelta y efectivamente te estan mirando...
Igual suena muy raro pero creo que hay un sentido que "capta" a las demás personas sin que entren en juego el oido, el tacto, la vista, el gusto o el olfato. Un sentido que capta su presencia, sus estados de animo y que nos relaciona con los demás sin que exista contacto.
cristina ha dicho que…
Gusto: sopa de Kafka

Entradas populares de este blog

Orden II

"No hay manera de salir del orden imaginado. Cuando echamos abajo los muros de nuestra prisión y corremos hacia la libertad, en realidad corremos hacia el patio de recreo más espacioso de una prisión mayor."
Yuval Noah Harari

Silencio

Todo lo que nos rodea lo interrumpe, todo lo que a diario usamos lo perturba y no hay nada que lo genere.

Para pensar necesitas concentración o por lo menos suficiente motivación para poder crear las condiciones adecuadas para dejarte llevar por el raciocinio. El silencio es la gran puerta al pensamiento, pero pocas veces esta abierta y la mayoria de veces ni la echamos en falta.

¿Quien valora hoy en día el silencio?

Nadie, por que iba a tener valor algo que no se puede publicitar, empaquetar ni vender.

Los centros laborales a sabiendas que mantener ese silencio es imposible y además podría dar la apariencia de que no se trabaja obtan por los hilos musicales. Que triste tiene que ser formar parte de la música del hilo musical. Eres música, pero sin demasiada personalidad para perturbar, ni suficientemente compleja para pasar desapercibida. Se busca música que se sepa que esta ahí, toda la jornada laboral, toda la vida laboral, es un ritmo: la forma más arcaica del mundo de motivación e…