Ir al contenido principal

Vida

La vida se podría describir como un haz de luz en continuo movimiento. Cada haz tiene un color, un brillo y se mueve con total libertad.

Pero la vida no se puede explicar centrandonos en un único ser, a diario nos cruzamos con cientos de haces, con la mayoría no existe ningún contacto, con muchos compartimos pequeños contactos a diario que no tienen mayor relevancia, pero con unos pocos nos entrelazamos... los familiares y amigos mantienen nuestro haz tenso y esa tensión es la que nos mantiene seguros en un mundo sin redes de seguridad.

A veces si la suerte nos sonrie encontramos a una persona con la que nos entrelazamos de manera muy especial dando lugar aparentemente a un nuevo haz. Pero si nos fijamos bien veremos como el color de cada haz es distingible y la estabilidad de dicha unión depende en gran medida del respeto a los espacios de libertad.

Pero si algo define la vida es su fin, la muerte. En un doloroso instante ese haz se comprime en un punto y toda la relación de haces que lo rodean se deprimen en torno a ese punto como si de un agujero negro se tratara. Ese momento en nuestra cultura religiosa se representa con el funeral: oraciones y cantos. Toda palabra es en vano, lo que realmente calma es la proximidad de todos los haces que con sus lágrimas reviven el fulgor del brillo recien extinto. Después la gran fuerza de atracción que tan instantaneamente se había formado se relaja y lentamente con el paso de los años devolverá a sus familiares a un estado similar al inicial.

La vida es un perpetuo movimiento apoyado en nuestro entorno más próximo y guiado por la fuerza de nuestros antepasados, no estamos solos.

En memoria del aita de Mintxo
1 comentario

Entradas populares de este blog

Yo

"Cuando olvidamos la naturaleza comunitaria del yo, identificamos el yo con el ego, luego asignamos un valor primordial al ego (parte), y vemos la comunidad (todo) como secundaria. Consideramos que la comunidad es sólo una red de compromisos contractuales con intercambios simbólicos y económicos. Los encuentros con los demás se convierten en transacciones que puede acrecentar o reducir las pertenencias que posee el ego. La perdida resultante es incalculable: aislamiento, soledad y pérdida de nuestro 'lugar'." Peter Senge

Orden II

"No hay manera de salir del orden imaginado. Cuando echamos abajo los muros de nuestra prisión y corremos hacia la libertad, en realidad corremos hacia el patio de recreo más espacioso de una prisión mayor."
Yuval Noah Harari

Comida

"El instinto de hartarnos de comida de alto contenido calórico está profundamente arraigado en nuestros genes. En la actualidad, a pesar de que vivimos en apartamentos de edificios de muchos pisos y con frigoríficos atestados de comida, nuestro ADN piensa todavía que estamos en la sabana."
Yuval Noah Harari