Ir al contenido principal

Vida

La vida se podría describir como un haz de luz en continuo movimiento. Cada haz tiene un color, un brillo y se mueve con total libertad.

Pero la vida no se puede explicar centrandonos en un único ser, a diario nos cruzamos con cientos de haces, con la mayoría no existe ningún contacto, con muchos compartimos pequeños contactos a diario que no tienen mayor relevancia, pero con unos pocos nos entrelazamos... los familiares y amigos mantienen nuestro haz tenso y esa tensión es la que nos mantiene seguros en un mundo sin redes de seguridad.

A veces si la suerte nos sonrie encontramos a una persona con la que nos entrelazamos de manera muy especial dando lugar aparentemente a un nuevo haz. Pero si nos fijamos bien veremos como el color de cada haz es distingible y la estabilidad de dicha unión depende en gran medida del respeto a los espacios de libertad.

Pero si algo define la vida es su fin, la muerte. En un doloroso instante ese haz se comprime en un punto y toda la relación de haces que lo rodean se deprimen en torno a ese punto como si de un agujero negro se tratara. Ese momento en nuestra cultura religiosa se representa con el funeral: oraciones y cantos. Toda palabra es en vano, lo que realmente calma es la proximidad de todos los haces que con sus lágrimas reviven el fulgor del brillo recien extinto. Después la gran fuerza de atracción que tan instantaneamente se había formado se relaja y lentamente con el paso de los años devolverá a sus familiares a un estado similar al inicial.

La vida es un perpetuo movimiento apoyado en nuestro entorno más próximo y guiado por la fuerza de nuestros antepasados, no estamos solos.

En memoria del aita de Mintxo

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
me alegro mucho de que mi haz comparta luces y colores con los vuestros...un beso

Entradas populares de este blog

Descanso

Hoy, con vuestro permiso, me tomo el día de descanso. Podeís hacer lo mismo o leer pensamientos anteriores,la elección es vuestra. No me negareis que hay imágenes que transmiten paz y tranquilidad.

Tiempo

Buf, quien sabe por donde empezar y, lo peor, donde acabaremos con este término. Definición rápida: el tiempo es lo que pasa hagamos lo que hagamos con nuestras vidas. Personalmente entiendo el tiempo como algo muy elástico. Tan pronto se estira como se encoje. Estamos ya en marzo de 2007, y que ha pasado con enero y febrero, como pueden volar dos meses, pues así es el tiempo. Además, sin prueba alguna para intentar justificarme, estoy convencido de que el tiempo es diferente para cada ser humano, ni comentar las diferencias con otras especies. Hay gente cuyo tiempo tiene unos parametros de elasticidad y para otras personas esos parametros son peores. Y ahi radica gran parte de lo que llamamos inteligencia, simplemente tiene más tiempo interno para resolver el problema que aquella persona considerada menos lista. Porque la distribución y el aprovechamiento del tiempo iba a ser algo justo y equitativo. Nada en la naturaleza lo es, pero el tiempo si... ¡ya!. Al pobre Einstein le to

Sentidos

Como podríamos expresar el mundo si no contasemos con los sentidos, ellos hacen que nuestro cerebro, de una manera que dificilmente algún día llegaremos a comprender, interprete nuestro entorno. Un entorno que es capaz de asustarnos, conmovernos e incluso aliviarnos. Si los enumeramos lentamente, sintiendo su presencia, tenemos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Si habeis experimentado todos ellos sois afortunados y deberías hacer mayor uso de algunos de ellos. El olfato y el gusto, en el día a día, suelen pasar desapercibidos. Quizas deberías cuidar más tu entorno olfativo, te protegera a ti y a quienes te rodean. O quizas deberías tentar tu gusto con diferentes sabores a lo largo del día, aunque no sean cero calorias y puedan engordar. Y me pregunto yo, cuanto puede engordar un caramelo de cinco gramos. Acaso son elementos que sufren una mutación al ingerirlos y son capacez, cual agujeros negros, de ampliar infinitamente su masa. En cambio la vista esta sobres