Ir al contenido principal

Permiso

Permitirse es concederse la libertad de hacer algo que, o bien no harías normalmente, o bien resulta poco factible. Si el permiso fuera la llave que abre la caja donde está guardada nuestra capacidad de hacer y ser lo que queremos, creo que esa llave se la hemos cedido a otros; a la sociedad, a nuestros progenitores, a nuestras parejas, a nuestros hijos, a nuestros trabajos... a todos menos a nosotros mismos.

¿Cómo sería recuperar esa llave y abrir la caja de nuestros deseos más profundos?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Descanso

Hoy, con vuestro permiso, me tomo el día de descanso. Podeís hacer lo mismo o leer pensamientos anteriores,la elección es vuestra. No me negareis que hay imágenes que transmiten paz y tranquilidad.

Tiempo

Buf, quien sabe por donde empezar y, lo peor, donde acabaremos con este término. Definición rápida: el tiempo es lo que pasa hagamos lo que hagamos con nuestras vidas. Personalmente entiendo el tiempo como algo muy elástico. Tan pronto se estira como se encoje. Estamos ya en marzo de 2007, y que ha pasado con enero y febrero, como pueden volar dos meses, pues así es el tiempo. Además, sin prueba alguna para intentar justificarme, estoy convencido de que el tiempo es diferente para cada ser humano, ni comentar las diferencias con otras especies. Hay gente cuyo tiempo tiene unos parametros de elasticidad y para otras personas esos parametros son peores. Y ahi radica gran parte de lo que llamamos inteligencia, simplemente tiene más tiempo interno para resolver el problema que aquella persona considerada menos lista. Porque la distribución y el aprovechamiento del tiempo iba a ser algo justo y equitativo. Nada en la naturaleza lo es, pero el tiempo si... ¡ya!. Al pobre Einstein le to

Sentidos

Como podríamos expresar el mundo si no contasemos con los sentidos, ellos hacen que nuestro cerebro, de una manera que dificilmente algún día llegaremos a comprender, interprete nuestro entorno. Un entorno que es capaz de asustarnos, conmovernos e incluso aliviarnos. Si los enumeramos lentamente, sintiendo su presencia, tenemos: la vista, el oído, el olfato, el gusto y el tacto. Si habeis experimentado todos ellos sois afortunados y deberías hacer mayor uso de algunos de ellos. El olfato y el gusto, en el día a día, suelen pasar desapercibidos. Quizas deberías cuidar más tu entorno olfativo, te protegera a ti y a quienes te rodean. O quizas deberías tentar tu gusto con diferentes sabores a lo largo del día, aunque no sean cero calorias y puedan engordar. Y me pregunto yo, cuanto puede engordar un caramelo de cinco gramos. Acaso son elementos que sufren una mutación al ingerirlos y son capacez, cual agujeros negros, de ampliar infinitamente su masa. En cambio la vista esta sobres